EN HOMENAJE AL PRIMER DESAPARECIDO EN ARGENTINA

Antes del inicio de la 16º Sesión Ordinaria, recibí a varios compañeros, entre ellos a Felipe Vallese (hijo). La visita se debió al tratamiento y sanción durante la Asamblea del proyecto de ordenanza que dispuso la colocación de una placa de reconocimiento al primer desaparecido de la Juventud Peronista y emblema histórico de la militancia, Felipe Vallese, en la Plaza Juan Manuel de Rosas en el Espacio de La Memoria, La Verdad y La Justicia; que se encuentra en la intersección de las calles Alberdi y Spadaccini en Belén de Escobar.-

Durante un cuarto intermedio Felipe dirigió a los presentes unas sentidas palabras de agradecimiento y aliento para continuar trabajando por el Bien Común.

El Presidente del Concejo Deliberante, Jorge Cali, antes del inicio de la 16º Sesión Ordinaria, recibió a varios compañeros, entre ellos a Felipe Vallese (hijo). La visita obedeció al tratamiento y sanción durante la Asamblea del proyecto de ordenanza que dispuso la colocación de una placa de reconocimiento al primer desaparecido de la Juventud Peronista y emblema histórico de la militancia, Felipe Vallese, en la Plaza Juan Manuel de Rosas en el Espacio de La Memoria, La Verdad y La Justicia; que se encuentra en la intersección de las calles Alberdi y Spadaccini en Belén de Escobar.-

Asimismo y durante un cuarto intermedio Felipe dirigió a los presentes unas sentidas palabras de agradecimiento y aliento para continuar trabajando por el Bien Común.

FUNDAMENTOS DEL PROYECTO:
La necesidad de colocar una placa de reconocimiento al primer desaparecido de la Juventud Peronista y emblema histórico de la militancia, Felipe Vallese, en la plaza Juan Manuel de Rosas en el Espacio de La Memoria, La Verdad y La Justicia; que se encuentra en la intersección de las calles Alberdi y Spadaccini en Belén de Escobar.

Considerando:
Que el caso de Felipe Vallese es paradigmático por los elementos que lo componen: las consignas políticas que como militante reivindicaba, su condición de víctima de desaparición forzada e involuntaria, la impunidad de la Bonaerense, la aterradora precisión de quienes reclamaban por una desaparición y la infinita lucha por mantener la memoria del desaparecido.

Que era obrero metalúrgico, peronista y fundador de la Juventud Peronista cuando corrían los tiempos de la proscripción y del decreto dictatorial 4161 donde todo lo peronista era pasible de cárcel y persecución.

Que Felipe tenía 22 años y era delegado desde 1958 en la fábrica TEA S.R.L., paralelamente con su actividad gremial tenía una intensa actividad militante en la Juventud Peronista y no fue secuestrado por la policía de la provincia de Buenos Aires por su propia actividad, sino buscando a su amigo Alberto Rearte.

Que fue terriblemente torturado en una comisaría de villa Adelina y su cuerpo jamás apareció. Desde entonces su nombre simboliza lo mejor de aquella juventud que no reparó en peligros por la defensa de sus ideales.

Que Junto a Vallese, fueron secuestrados su hermano mayor Italo, Francisco R. Sánchez, Osvaldo Abdala, Elba R. de la Peña, Rosa Salas, Mercedes Cerviño de Adaro, Felipe Vallese (h) de 3 años de edad y dos niñas de 8 y 10 años, hijas de una de las detenidas. Todos fueron sometidos a torturas mientras repiqueteaba la pregunta “¿Dónde está Rearte?”.

Que a Vallese lo interrogaban por el militante de la Juventud Peronista Alberto Rearte, mientras su hermano Italo lo vio destrozado y presume que en la golpiza, Vallese debe haber muerto y su cuerpo ocultado ya que Felipe Vallese nunca apareció, ni vivo ni muerto.

Que es, por sobre todas las cosas, una de las grandes historias de vida que tiene el peronismo y es deber de buen argentino no olvidarla así como también es fundamental mantenerla siempre presente en la memoria colectiva de nuestro pueblo por el ejemplo de compromiso militante y faro de referencia moral para todos los que hablan de coraje político.