SEMINARIO EN VIEDMA EN EL FIORAVANTI RUGGERI

"El éxito está generado por muchas cosas, entre esas un montón de fracasos”
Jorge Acero Cali, ex campeón mundial de kick boxing, visitó Viedma y brindó un semiario seminario en el Fioravanti Ruggeri.

 
Acero Cali generó un ambiente muy cercano con los presentes, contó múltiples detalles de su extensa trayectoria y todo tipo de anécdotas. También brindó una clase para todos los que se animaron a entrenar con él como profesor.

Cali comenzó su relato contando desde sus inicios, que justamente allí conoció a Carlos Lamborisio; responsable de su llegada a Viedma juntó a Adalberto Epulef.

"La aspiración mía era ser profesor de taekwondo, a veces todo el mundo piensa que para lograr un objetivo tenés que vivir en un nivel muy alto y el objetivo está en la cabeza. El mensaje que uno quiere dejar es que hay que intentarlo porque la frustración es no intentarlo. A veces la frustración la creamos nosotros mismos con nuestros fantasmas, el secreto es que uno se estimule y motive en lograr los objetivos", contó.

"Mi primer objetivo fue ser cinturón negro de taekwondo, después uno va generando ambiciones nuevas. La mía era pelear en full contact, porque buscaba un poco más de fricción. En mi camino me encontré con un montón de obstáculos y el primero fue que en el debut como profesional perdí por nocaut en el primero o segundo round. Todo mi equipo de trabajo me dejó solo ese día, había perdido yo solo, pero cuando ganaba ganábamos todos. A partir de ahí empecé a pelear por cuenta propia y a buscar mis propios objetivos", continuó.

Acero Cali muestra como debe ser un vendaje básico.  (Foto: Daniel Idiarte)

"Me federé en un organismo de afuera, porque en Argentina no había organismos ni apoyo, a partir de ahí tuve una carrera ascendente con un montón de fracasos. La gente por ahí solo ve el éxito, sin darse cuenta que se va generado por muchas cosas y entre esas un montón de fracasos", resaltó.

Además de la búsqueda de objetivos, resaltó la importancia del trabajo duro.

"Entrenaba muy duro, tres o cuatro turnos por día. No había manera de superar la satisfacción que me daba a mí el entrenamiento. Entonces, yo no iba a bailar, no salía a tomar cerveza, yo entrenaba. Entrenaba a la mañana, antes de ir a trabajar, cuando salía del trabajo, antes de ir a estudiar, cuando volvía de estudiar y a la noche entrenaba dos turnos y así hice mi carrera y mi formación", relató.

Luego contó cómo se dio su ascenso para llegar a ser campeón mundial y la trascendencia que obtuvo cuando llegó a la fama televisiva.

También relató todo tipo de anécdotas, relató cómo fue que retado por el Horacio Ninja Enrique y peleo en una jaula con reglas de MMA; su frustración de no haber podido pelado con Jérome Le Banner; su pelea en con Gustavo Animal Tolaba y hasta lo que pasó con Jorge Rodrigo Hiena Barrios.

Siempre, como habitualmente lo hace, resaltó que todos los desafíos los acepta dentro de un ring o en un gimnasio.

Por último adelantó que, a sus 47 años, sigue entrenando y que tiene dos retos importantes: un encuentro de boxeo frente a Marcos Chino Maidana y un nuevo duelo ante Horacio Ninja Enrique.

Fuente: noticiasnet.com.ar
Foto: Daniel Idiarte